La tipografía del terror. Cartelística en Munich del 1933 al 1945

El Münchner Stadtmuseum acoge “Typographie des Terrors”, una muestra cartelística que contiene más de cien posters referentes a diferentes ámbitos de la vida cotidiana, tales como la política, la cultura y los negocios que se expusieron en Munich entre 1933 y 1945. La mayoría de ellos fueron diseñados e impresos en la misma ciudad y reflejan lo que ocurría en el momento en que fueron producidos; proporcionan información acerca de cómo evolucionaba y se estructuraba el nacionalsocialismo, al tiempo que documentan los modelos políticos y sociales de la época. Así mismo, dan una idea de lo que fue la representación pictórica de la dictadura nazi y los componentes inherentes a ella: la violencia y el exterminio.

Como “Capital del Movimiento” Munich fue el centro ideológico del nacionalsocialismo desde sus inicios, lo cual se refleja en los carteles que muestran la figura de Hitler. Dichos “affiches” revelan el poder del régimen nazi y la promesa de un “Volksgemeinschaft” o comunidad racial unificada, en la que los intereses del individuo estarían estrictamente subordinados a los de la nación germana. Durante el período nazi prácticamente la totalidad de los carteles contenían un mensaje político. Su propósito era hacer que la ideología nazi fuera emocionalmente convincente, para lo cual se encargaban de transmitir constantemente a la población recordatorios visuales de los objetivos y valores de aquellos que ostentaban el poder.

El objetivo de la presente exposición es mostrar los materiales utilizados en el diseño de los carteles empleados para difundir el mensaje de la propaganda. Los posters ilustran crudamente el “diseño corporativo” durante la era nacionalsocialista, al tiempo que podemos ver el poder de las imágenes en su contexto. Del mismo modo la tipografía aparece como un espejo fidedigno de la convicción ideológica del nazismo y su intención manipuladora se revela con la correspondencia minuciosa de la imagen y la palabra impresa.

La pasión y la violencia fueron los fundamentos de la propaganda, es por ello que los posters han sido una herramienta de difusión sumamente importante. De hecho, la cartelística es una entre los muchos componentes utilizados para establecer y consolidar la dictadura nacionalsocialista. Las imágenes impresas en dichos carteles servían para provocar una reacción y sembrar la semilla de la ideología nazi en la conciencia del público.

En la época de “lucha” anterior a 1933 cartelistas como Felix Albrecht y Hans Schweitze tuvieron una gran responsabilidad en lo que a definir la imagen del partido nazi se refiere, para lo que utilizaron un lenguaje visual violento y radical. Cuando el partido nazi, gracias a un apoyo mayoritario, pasó de ser un militante “partido de lucha” al “partido del pueblo y de la nación”, ese lenguaje se hizo menos importante en las imágenes de propaganda de la dictadura. A partir de entonces la línea oficial del partido pasó a las manos de otros artistas gráficos bien considerados como Ludwig Hohlwein Jakob y Wilhelm Engelhardt.

Podemos constatar cómo los límites de la propaganda nazi se hicieron evidentes durante los últimos años de guerra. Los carteles muestran claramente el empeoramiento de la situación militar y económica del país y cómo la ofensiva va tocando a su fin. No sólo la reducción drástica de la producción cartelística lo atestigua, sino también la impresión de diseño con pésima calidad cromática narran el final del Tercer Reich.

María Tabuenca

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s