De paseo con Eltono

El Museo Artium, Centro Vasco de Arte Contemporáneo acoge “Deambular”, último proyecto de arte urbano del parisino Eltono. La iniciativa, incluida en el programa Praxis que coordina Blanca de la Torre, y que han comisariado Sergio García y el galerista Javier Abarca, tiene como eje sustancial la vinculación de Eltono con el paisaje urbano de Vitoria-Gasteiz.

Eltono (Xavier Entzmann, Cergy-Pontoise, París, 1975), fue uno de los pioneros del grafiti en el París de los años 90, tiempo en el que perteneció de forma activa al grupo GAP, el cual intervenía en multitud de ocasiones las líneas del tren de la capital francesa. Tras finalizar sus estudios en artes plásticas toma la decisión de abandonar la pintura en spray y emplear una nueva técnica que le acompañara hasta nuestros días. Dicho método se basa en el empleo de pintura plástica enmascarada con cinta de pintor y aplicada con pincel con la que delinear un icono gráfico que será su sello creativo.

Actualmente Eltono es, sin dudarlo, uno de los más prestigiosos y reconocidos artistas urbanos a nivel internacional. Su trabajo se materializa con la colocación de su seña de identidad, sus inconfundibles diapasones, sobre superficies descuidadas de grandes urbes como Nueva York o pequeñas localidades como la murciana Puerto Lumbreras. El artista opta por plasmar diferentes variaciones geométricas sobre espacios descuidados, se adapta a su propia naturaleza y les concede un segundo valioso y mejorado renacer. Por consiguiente y como resultado el entorno público se ve transformado en un gran soporte mural.

Vitoria geométrica

En este proyecto, Eltono emplaza su pequeño taller y centro de control en la sala Praxis del Artium, donde además se muestra la documentación fotográfica obtenida de su intervención en la capital alavesa. Eltono se vale de rutinas tan cotidianas como el caminar por la ciudad para después, observando la interacción de los peatones con el entorno generar sus últimas obras.

Para comenzar, en la serie Chinchetas el artista escoge varios locales sin actividad que tengan ventanas o puertas de madera para sobre ellas pinchar una serie de sencillas formas recortadas previamente recortadas en cartulinas de colores. A partir de ese momento, el experimento consiste en analizar la manipulación que los propios ciudadanos hacen de las mismas, bien recolocándolas o directamente quitándolas. Posteriormente Eltono camina sobre sus pasos para constatar las alteraciones sufridas por las composiciones iniciales, y así poder reproducir en la sala las distintas fases registradas en una serie de pinturas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Otra de las obras que forman parte del proyecto ocupa una de las grandes paredes de la sala Norte. En ella se pueden ver siete formas delineadas con diferentes colores. Cada dibujo de esta serie mural representa con un color determinado los distintos recorridos efectuados por Eltono en cada una de las jornadas durante una semana de trabajo. Las calles aparecen trazadas en el muro como líneas finas si el artista las recorrió una única vez, y se hacen más gruesas en función del número de veces que las recorriera a lo largo de ese día.

Durante sus paseos Eltono usa pequeñas pegatinas de colores con las que marcar sus pasos por la almendra medieval vitoriana. Cada color adherido a esquinas o elementos urbanos, como en el caso de los recorridos murales, representa un día de la semana. Siguiendo dichos ínfimos adhesivos, el artista invita al espectador a reproducir los mapas por su propio pie mientras recorre y disfruta de las calles de Vitoria-Gasteiz.

Al ritmo del diapasón

La apuesta que hace el artista galo por el empleo de la figura del diapasón como traducción gráfica de su nombre se entiende como una manera de explotar la visibilidad de una imagen y una alternativa ante la preponderancia de los elementos tipográficos existentes en el entorno urbano.

A pesar de que sus primeros experimentos sustituyendo caracteres por una imagen se resuelven con los materiales y soluciones formales del grafiti, el trabajo de Eltono funciona como una campaña de postgrafiti icónico. Se repite incansablemente un icono mutable, un atributo gráfico lo suficientemente constante como para ser inmediatamente identificable, pero a su vez lo suficientemente mutable para integrarse en el contexto y mantener el interés de público y artista.

Eltono se distingue por su criterio constructivo y por su sensibilidad en la búsqueda de localizaciones. Improvisa in situ formas y colores para integrarse en el equilibrio existente, decantándose mayoritariamente por superficies desatendidas con la intención de reanimarlas y de aprovechar la carga formal de sus propias texturas.

El uso de materiales carentes de estigma, al contrario de los que supondría el trabajo con spray, sumado a una actitud respetuosa y preferencia por los soportes abandonados, le permite trabajar con libertad y producir exposiciones en todo el mundo. Eltono entiende su entrada en la esfera del arte como una oportunidad para conectarlo con la calle y crear una relación que las enriquezca bilateralmente.

María Tabuenca Bengoa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s